Advierten que es “muy difícil controlar” los gastos de campañas