Afirman que los casos más graves de la bacteria son muy infrecuentes