Alfonsín dijo que “no había razón que justificara el uso de la violencia”