Analizan reducir el impuesto interno a las cervezas

 

Los empresarios analizan modificaciones en la letra chica de la reforma tributaria aprobada en el Congreso para emprolijar la posición de la cerveza en el mercado, sobre todo en la competencia con el vino.

Tras la presentación de la reforma y el aumento previsto en el impuesto al vino y a los espumantes (también a la cerveza y los licores), la intención es hacer más gradual el golpe del impuesto interno o eliminarlo, tal como había propuesto el Gobierno luego de la eximición total al vino.

El impuesto a la cerveza volvió a escena, confirmaron fuentes oficiales y empresariales, de la mano de Diego Bossio, hoy diputado nacional del Bloque Justicialista, pero en el pasado jefe de asesores del senador Celso Jaque (exgobernador de Mendoza).

“La decisión de mantener el impuesto a la cerveza fue de todos los que negociábamos en el Congreso, incluso del oficialismo, al que le tenían que cerrar los números”, afirmó Bossio a LA NACION.

Cuestionó que el Gobierno continúe negociando con las empresas y dijo: “Espero que respeten el espíritu de una ley que fue debatida y aprobada en el Parlamento”.

La idea, contaron a La Nación, es meterse en la reglamentación de la ley para lograr cierta gradualidad del impacto del impuesto o que se mantenga la alícuota actual, del 8%.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *