Antes de la sentencia, el pediatra acusado por pornografía infantil se defendió: “Eran fotos médicas”