Anunciaron inversiones por US$ 43.000 millones pero la economía no arranca