Arancedo destacó la “relación madura” entre el Gobierno y la Iglesia