Baby Etchecopar salió en defensa de su hija, María Paz

Todo sucedió en cuestión de horas. El lunes, María Paz, la hija del periodista Baby Etchecopar fue invitada al piso de Los ángeles de la mañana, donde anunció sus ganas de involucrarse en política. Inmediatamente, la noticia generó una gran repercusión en los medios y las redes sociales y al cabo de unas horas, la joven de 37 años decidió dar marcha atrás en su decisión debido a los comentarios y al bullying que recibió en las redes. Este miércoles al mediodía, su padre la defendió y se enfrentó a quienes la criticaron duramente.

Es un tema de ella, tiene 37 años, un hijo, es muy inteligente, muy buena chica, pero le pegan por el apellido, no por ella”, opinó el periodista y enseguida hizo referencia a las críticas recibidas. “Yo creo que todo lo que acusan los K es lo que son, porque le han pegado con una misoginia, un odio, una agresión a la mujer, no a la función. Realmente son tan ignorantes”, expresó en el ciclo de eltrece.

En cuanto a la decisión de involucrarse en política, Baby confesó cuál fue su consejo inmediato. “Como mi hija es tan honesta y decente, demasiado para ser política, me consultó y le dije ‘hacé lo que te parezca’. Lo que sí le dije fue: ‘Esto es un enchastre, un charco, un barrial. Si te querés ensuciar, metete, y si no quedate con tu hijo en tu casa’”, reveló.

Siempre les doy a mis hijos la libertad de acción para que hagan lo que quieran, pero estoy atrás para respaldarlos si necesitan algo. Lo que son decisiones personales no me importa, no soy de los que pregunto qué hicieron en el día, son grandes. Los tres son muy honestos, estoy muy orgulloso y los amo, son tres soles, pero no me meto en sus vidas porque tienen que aprender a volar. Eso sí, los voy a defender toda la vida porque son mi sangre, mi vida. Primero mis hijos, después mi pareja y después el laburo, en ese orden”, indicó furioso.

Lejos de descartar que su hija vuelva a repensar su decisión, Etchecopar instó a los detractores a enfrentarse con su hija en el ámbito correspondiente. “Ella es muy temperamental, tiene sangre caliente. A mí me han pegado 35 años, desde que arranqué, ella se tiene que hacer ‘el cuerito’. Es una decisión personal; si quiere seguir, que siga, pero que no le peguen a Baby, que tengan los huevos para enfrentarse en el Concejo Deliberante con mi hija. Enfréntense los pañuelitos verdes, los trolls de Cristina [Fernández de Kirchner] con ella, no desde el anonimato. Con bolas y con nombre y apellido, como hace ella”, remató fiel a su estilo. (La Nación)

Comentarios

Comentarios

comentarios