Bahía Básket no pudo frente al duro Obras

El tachero se apoyó en Marcos Delía, Bruno Fitipaldo y Mauricio Aguiar para superar como visitante a Weber Bahía por 76-66 en el Casanova.

 

La primera mitad se caracterizó por el trámite cambiante, donde ninguno de los dos pudo establecer un real dominio sobre el otro. Fue Obras el que mandó de entrada, con habilitaciones a Delía en el poste bajo, y la combinación de Fitipaldo y Aguiar, precisamente los hombres más destacados en el conjunto de Julio Lamas.
La fórmula fue sencilla y efectiva, pero demasiado dependiente de lo que podía generar el trio más determinante en el tachero, especialmente por parte de Marcos Delía (8). Bahía Basket lo equilibró a partir de la defensa, con mayor circulación de balón, el liderazgo de Gaston Whelan desde la base, y con un buen pasaje de Nocedal, además del trabajo siempre rendidor de Lisandro Rasio. Con esos argumentos, el dueño de casa se llevó el primer cuarto por un ajustado 22-19.
Un triple de Fitipaldo igualó las acciones en el amanecer del segundo período, pero el local metió un parcial de 5-0 con el aporte de la banca (sumaron Fjellerup y Redivo). Bahía amagó con escaparse, y se encaminó en dos oportunidades para tomar distancia, pero las pérdidas fueron un problema sin solución (10 en los veinte iniciales). Cuando funcionó a pleno la conexión uruguaya, la visita igualó las acciones.
Dio la sensación que Bahía mereció un poco más, porque supo disimular las ausencias y el escaso protagonismo de John Thomas, fue mucho más efectivo que su adversario, y se hizo dueño total de los tableros. Sin embargo le faltó acertar en los pases, y eso le terminó jugando en contra. Obras que dejó muchos espacios atrás, tuvo la virtud de buscar a Delía, y de contar con una actuación muy sólida de Fitipaldo (10) y Aguiar (9) para irse a vestuarios en la paridad más absoluta: 40-40.
Las acciones se reanudaron a puro vértigo, pero con Bahía más consistente, tanto en los pases como en los lanzamientos. Con la acertada conducción de Gastón Whelan fue ampliando la ventaja de manera progresiva. Rasio mantuvo la supremacía bajo los cestos, siguió gatillando Nocedal, y se sumó Ariel Eslava saltando desde el banco, con un aporte importante en ambos costados de la cancha.
Con un triple de Omar Cantón, el dueño de casa terminó de establecer un parcial de 12-4 para escaparse por siete (56-49) cuando restaban 3m51s. Lamas pidió tiempo, y al regreso sorprendió con tres cambios y una defensa zonal. La táctica le calzó justa al visitante, porque Bahía perdió dos balones y salvo un doble aislado de Lucio Redivo, se quedó sin gol.
Con Pedro Barral armando la ofensiva y un Delía monumental que se hizo indetenible en la pintura (anotó 8 puntos en el cuarto), Obras limó la diferencia para terminar cerrando el segmento a solo dos puntos: 58-56.
Obras siguió apostando a la misma fórmula, juego interior con Delía, y el aporte de Aguiar saliendo del bloqueo. El uruguayo que no anotaba desde el primer cuarto, fue el encargado de empatar nuevamente el partido cuando quedaban 8m30s (60-60), obligando a Ginóbili a detener el partido.
De cualquier manera, nada pudo hacer el bahiense, porque su equipo siguió equivocando el camino, en tanto Obras, a esa altura mejor parado, contrarrestó con un pasaje brillante de Aguiar, quien sumó siete puntos consecutivos para poner al frente al tachero (60-65).
El juego se hizo impreciso, sobre todo para Bahía Basket que en cuestión de minutos volvió a padecer las pérdidas, forzó los lanzamientos y se quedó sin gol. Obras le sacó ocho con un parcial de 12-2 después de una anotación de tres de Tabarez (60-68). El enojo de Ginóbili se justificaba en la falta de circulación, de un equipo que había perdido la brújula en ese tramo del partido.
El dueño de casa insinuó una reacción, pero las ofensivas se hicieron largas y complejas de resolver ante la presión de la visita. Para colmo Nocedal falló dos libres que podrían haber puesto a su equipo en juego, mientras Clemente desde la línea, y Aguiar de contra comenzaron a torcer definitivamente la historia en favor de Obras. Con un marcador desfavorable (62-72) a 1m37s del cierre, Ginóbili pidió su último tiempo.
Bahía perdió el balón en la reposición, y ahí se terminó de consumar la derrota. Obras mucho más tranquilo en el cierre, terminó de redondear un triunfo tan festejando como necesario, el que le permitió volver a festejar después de tres derrotas consecutivas.
Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *