Berni, sobre su patrimonio: "Lo hice rompiéndome el lomo"

El secretario de Seguridad se defendió de las acusaciones que lo ligan a supuestos actos de corrupción; “No voy a apelar, que me investiguen como debe ser”, dijo.

El secretario de Seguridad nacional, Sergio Berni, negó nuevamente haber realizado cualquier acción de corrupción para enriquecerse, mientras está imputado en la Justicia por el crecimiento de su patrimonio.

La semana pasada, el fiscal federal Eduardo Taiano imputó a Berni, luego de analizar la denuncia del diputado radical y ex fiscal de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido. Taiano pidió al juez Luis Rodríguez que obtenga las declaraciones juradas de bienes brindadas ante la Oficina Anticorrupción y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) entre 2006 y 2013, el período en el que, según denunció Garrido, su patrimonio se incrementó un 1009,20 por ciento. Es decir, que pasó en ese período de 575.822 pesos a 6.387.832.

“Yo trabajo desde los 17 años. Y todo lo que hice fue rompiéndome el lomo y si en la Declaración Jurada figura eso, es lo que he hecho, todo está bancarizado”, aseguró el funcionario anoche, en diálogo con el programa La Cornisa, que transmite la señal América. “Hay que incluir las revalorizaciones, las herencias. En 24 horas el juez va a estar convencido de la transparencia de mis cuentas. Él [por Garrido] es un diputado de los radicales. Está en su derecho de investigarme. Lo llamé a Garrido para ofrecerle mis libros. Las cuentas son claras, y transparentes”, sostuvo.

La denuncia señala que un 75 por ciento de los ingresos declarados por Berni provienen de actividades particulares, por lo que Garrido interpretó que “prioriza su actividad privada respecto de su función pública”. Además, Berni es propietario de un complejo de cabañas en la localidad de 28 de Noviembre, en Santa Cruz, que le alquiló a la empresa Austral Construcciones, del empresario kirchnerista Lázaro Báez, también investigado en la Justicia.

“Los hice en el 94 [se refiere a las cabañas] cuando no existía nada. Tuvimos la suerte de que después empezó a revivir Santa Cruz”, dijo. Sobre el vínculo con Báez, agregó: “Si fuera por eso estaría medio pueblo imputado. Son cajas de zapatos con techos a dos aguas. 28 de noviembre es un pueblo. Vivíamos ahí. A la noche dormía en una bolsa de dormir, no teníamos gas, ni luz. Fui casi obligado a hacer el lugar. En el 94 cuando empecé, estaba la mina de carbón, que quebró, la gente se iba con los retiros voluntarios. Tuvimos que hacer una reconversión de la economía local. El intendente nos convocó a todos. Había dos opciones: o plantación de ajo, o desarrollo turístico”, contó.

Y admitió haber contratado a Austral: “En esa época vivíamos en el medio de la nada, la primera empresa que llega es Austral Construcciones, llega con ingenieros, constructores, y los eché porque venían llenos de grasa”, dijo entre risas.

Por último, repitió como la semana pasada que la denuncia tiene fines políticos: “La hizo Garrido justo cuando el gobierno adelantó las elecciones. Y ‘oh casualidad’, soy de los que más mide [en las encuestas] en la Capital Federal. No soy candidato a nada, quédense tranquilos todos. Le dije a Garrido que tiene todos los libros a disposición. Espero que se me investigue”, culminó.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *