Siempre se puede estar peor: Manejando borracho un lunes a la mañana

Se trata de Claudio Ávila quien se movilizada en su Peugeot Partner por Yrigoyen y Soler cuando fue sorprendido por inspectores de la GUM. El resultado de la prueba de alcoholemia arrojó 1,65.

El conductor de un utilitario fue sorprendido en pleno centro alcoholizado. Un vecino fue quien advirtió las maniobras del infractor y dio aviso al 911, y la Peugeot Partner, patente FHM 813, fue detenida en la esquina de Yrigoyen y Soler.
Los inspectores de la GUM le realizaron la prueba de alcoholemia en dos oportunidades: La primera arrojó 1.2 y la segunda 1.65.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *