Buscan reducir las velocidades máximas para evitar accidentes