Calculan pérdidas por 4.000 millones de euros, a un mes del sismo en Italia