Cayó el consumo masivo en agosto y se imponen las “compras racionales”