Central, en las puertas de quebrar dos marcas negativas