Clinton podría ganar Texas, un estado en el que triunfan los republicanos desde 1976