Colombia quedó en vilo tras el rechazo a los acuerdos de paz con las FARC