Con Orion ya son 4 los lesionados en Boca en 15 días de pretemprada

La molestia de Agustín Orion en el superclásico agitó al cuerpo técnico; luego de las 60 bajas que sufrió en 2013, se dispuso una pretemporada diferente, pero…

MAR DEL PLATA.- No hace falta esperar los resultados de los estudios que se le hagan a Agustín Orion de la molestia que sintió en el aductor de la pierna derecha para advertir la psicosis que deambula en Boca con el tema de los lesionados. Es que mencionar la palabra “lesión” o hablar de inconvenientes físicos es un punto sensible para el cuerpo técnico, los jugadores y los dirigentes. Después de un 2013 signado por las 60 bajas que sufrió el conjunto xeneize por este motivo, cada futbolista que acusa o pide el cambio altera la calma de la preparación de este Boca versión 2014.

¿La lesión de Orion es como para preocuparse más de la cuenta? En principio, de acuerdo con lo consultado con los allegados al cuerpo técnico y de lo que se desprende de las propias palabras del arquero, no resulta de gravedad. “Salí por precaución”, certificó el guardavalla, que también está entre los elegidos por Alejandro Sabella para Brasil 2014. “Tenía una pequeña carga en el aductor de la pierna derecha y en una de las veces que le pegué a la pelota sentí una molestia y decidí salir por precaución. Espero que no sea nada pero vamos a hacer algunos estudios”, dijo Orion, que anteanoche pidió el cambio a los 33 minutos del segundo tiempo del superclásico por el dolor que sentía en el aductor de la pierna derecha.

El ruego de Carlos Bianchi antes de fin de año fue significativo: “Lo único que deseo es que no se repitan los problemas”. Días después, en el comienzo de la pretemporada, tuvo una mención ingeniosa: “El mejor refuerzo es que hayamos vendido a lesión”. Juan Manuel Alfano, el preparador físico de Boca, admitió públicamente que no tiene una explicación precisa sobre la cantidad de lesionados del año pasado y manifestó que “si se supiera la causa no pasaría nada en ningún equipo”. El propio presidente del club, Daniel Angelici, se ocupó del tema y mantuvo reuniones con el cuerpo técnico para evaluar la situación, con los preparadores físicos, con los médicos y con los kinesiólogos. ¿Qué pasó después? Se dispuso una pretemporada con otros métodos de entrenamiento, con rutinas personalizadas para cada jugador y con diferentes administraciones de cargas. “Estamos haciendo lo posible para personalizar los trabajos. Fortalecer, prevenir con el cuerpo médico, lograr mayor conciencia profesional en el jugador. Son varios aspectos a tener en cuenta por el cuerpo técnico, el cuerpo médico y los jugadores”, fue la explicación que dio el profesor Alfano en el sitio www.bocajuniors.com.ar cuando se refirió a una planificación de pretemporada enfocada en la prevención.

Lo concreto es que en los primeros entrenamientos del año, el defensor Claudio “Chiqui” Pérez tuvo que entrenarse en forma diferenciada; pese a no estar desgarrado, tuvo una fatiga muscular en el recto de la pierna derecha que lo obligó a parar. Fernando Gago y Emanuel Insúa no participaron de los primeros circuitos aeróbicos en Buenos Aires por complicaciones que arrastraban. Hernán Grana y Cristian Erbes (vendido a Betis) evitaron algunos días los trabajos con pesas. El primer llamado de atención fuerte fue la distensión en el bíceps femoral izquierdo que sufrió Claudio Riaño en tan sólo 45 minutos del partido con Estudiantes, en esta ciudad. Pero sin duda la peor noticia fue la rotura del ligamento anterior de la rodilla derecha del juvenil Joel Acosta. Un caso aparte es el de Juan Román Riquelme, que evoluciona de su desgarro en el aductor izquierdo que sufrió el 24 de noviembre pasado, y se espera que esta semana se sume al trabajo grupal sin mayores inconvenientes. Se había especulado con algunos minutos en el superclásico del 1° de febrero en Mendoza, pero al parecer todo indica que no se arriesgaría hasta el debut en el torneo Final, el 9 de febrero, con Newell’s.

El primer lesionado en 2013 fue el “Burrito” Diego Rivero, el 14 de enero, en Tandil, cuando por una distensión en el gemelo derecho externo debió abandonar la pretemporada. Nadie imaginaría las 60 lesiones posteriores. En lo que va de este enero 2014, Carlos Bianchi lleva la cuenta de varios futbolistas que sufrieron inconvenientes en la pretemporada y Riquelme, que arrastra la lesión del año pasado. Por estas cosas, “lesión” es una palabra sensible para Boca..

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *