Construye la “casa de sus sueños” con 2000 paquetes de fideos vencidos