Cristina Kirchner, Sergio Massa, y la seducción electoralista