Da Rosa, el de los accidentes