Del Potro y la Copa Davis: "Estaría bueno que me escuchen"

El tandilense insiste en su pedido de cambios.

“A mí, a mi familia, a Franco (Davín) y a Martiniano (Orazi) nos golpeó el fallecimiento de Arturo Grimaldi (presidente de la Asociación Argentina de Tenis). Lo lamentamos mucho. También por el vínculo que teníamos con él, a pesar de no coincidir en algunas cosas. Pero la parte humana, que es lo que está por encima de cualquier cosa, lo padecimos. Me comuniqué en privado con su familia, me hicieron sentir todo el dolor que ellos están viviendo. Es un momento duro y les deseo todas mis fuerzas. El tenis argentino y el tenis mundial, porque era muy querido en muchos lados, se perdió una gran persona”. Prácticamente no hace falta preguntarle nada preciso a Juan Martín del Potro sobre su vínculo con la AAT y su futuro en la Copa Davis , para que el tandilense hiciera un alto, una suerte de tregua, y recordara con respeto a Grimaldi.

Claro que también hay situaciones que lo irritan de la Asociación y que lo llevaron a reclamar una reestructuración en el tenis nacional, un cambio de raíz. “Hay veces que molesta lo que se dice, sobre todo cuando son cosas sin fundamento y cuando quieren instalar que yo me tengo que hacer cargo de muchas cosas que en verdad no son así. Los que están a diario conmigo, saben cómo vivo yo todo ese tema de la Copa Davis, qué es lo que pienso. Si pudiera encerrarme yo en un cuarto, como he hecho varias veces, a descargarme y llorar, sería más cómodo para todo mi entorno. Pero cuando mucha gente mía lo sufre, es más feo, angustiante y tampoco podés dejarte llevar por los impulsos que podés tener. Yo siempre fui de una manera, me manejé de una manera, tuve oportunidades para cambiar mi eje y salir por otro lado, pero siempre traté de mantener los pies sobre la tierra, ir por mi camino, ser honesto con lo que pienso yo, mis entrenadores, mi entorno. Y eso es lo que me deja tranquilo”, afirma.

-Desde hace tiempo venís pidiendo un cambio grande en el manejo de la Asociación. ¿Tu futuro en la Davis depende exclusivamente de ello?

-Sí, yo ya di a conocer lo que pienso y cuál es mi postura. Me llegó un día en el que dije ‘¿por qué la gente no puede escucharme a mí y saber qué es lo que pienso yo sobre todo este manejo?’. Y lo hice. Estaría bueno que me escuchen.

-En esta suerte de reclamo, por llamarlo de una manera, ¿te sentís sólo o acompañado por tus colegas?

-La verdad es que no lo sé, ni es el punto de interés mío. Yo lo siento así y la gente con la que me rodea me apoya. Si después hay gente que comparte lo que yo pienso y lo quiere hacer desde el anonimato, desde el silencio o públicamente, que se manejen como quieran. No le he pedido nada a nadie. No necesito que digan ‘che, qué bien lo que estás haciendo’ o ‘qué mal’. Que cada uno haga lo que sienta. Me sale eso. Me sale que no veo un lugar donde los juniors puedan ir a entrenarse en Buenos Aires. Chicos de Tandil, de Mendoza, de Córdoba, del sur del país. De no poder reunirte con los mejores de cada categoría en un centro. Llevar a los mejores entrenadores del país, que todos aporten algo, pensar en el futuro. Decir ‘acá tienen cinco canchas de polvo de ladrillo, tres de cemento, un gimnasio, acá pueden entrenarse, dormir, comer, convivir’. Para nosotros mismos también sería bueno tenerlo y no estar pensando a qué club se puede ir a entrenar y no estar pensando de qué hora a qué hora podemos usar una cancha. Tener nuestro lugar sería buenísimo. Ya lo dejé claro. Ahora la importancia en mi vida es volver a jugar al tenis. No tengo que desviarme y sí poner todo mi foco en la pretemporada y volver en Australia.

-Tus diferencias con Martín Jaite quedaron a la vista. Próximamente se designará a un nuevo capitán. ¿Tenés algún favorito, algún perfil?

-No, no pongo ni saco capitanes, porque los jugadores tienen que jugar y en mi caso es lo que sé hacer. Hay dirigentes que se encargan de esas decisiones, que les gusta o se manejan con eso. Y ellos deben ser lo suficientemente inteligentes para elegir a uno que sea el indicado. Nosotros después tendremos que ser inteligentes para planificar nuestros torneos, los partidos y a la hora de entrar en la cancha hacerlo de la mejor manera. Me limito a eso. No me voy a poner más cargas sobre todas las que ya tengo. Hoy la mano operada a mí me quita 18 horas del día, entre kinesiología, los calentamientos, los entrenamientos, la rehabilitación. A diario la gente me pregunta en la calle cómo estoy de la mano y cuándo voy a volver. Y todo eso en mi cabeza es demasiada preocupación. Entonces, que cada uno tome el lugar que le corresponda. Hoy quiero cuidar mi mano y volver a jugar al tenis. Después se verá.

-Se supo que en el repechaje entre la Argentina e Israel hablaste con Leo Mayer, single 1 nacional a fin de año, y lo felicitaste. ¿Qué análisis hacés del mejor año de su carrera?

-Sí, vi los partidos y me puso muy contento que Leo haya tenido un gran año. Compartí con él mucho tiempo de chico, en el circuito, y se lo merece. Tiene un potencial muy alto para estar donde llegó y un poco más todavía también. Seguramente terminó cansado estos últimos torneos, no paró, eso hizo que aflojara un poco. Pero tiene que disfrutar del mejor año de su carrera. Terminó jugando bien, eso lo llenará de energía y será uno de los jugadores peligrosos en cualquier superficie.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *