Desarrollan un tipo de acero resistente a las deformaciones

Los aceros avanzados de alta resistencia (AHSS, por sus siglas en inglés) se emplean fundamentalmente en la industria automotriz por sus propiedades mecánicas y ductilidad. Ahora, el material está siendo investigado por especialistas del Centro INTI-Mecánica y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires para avanzar en las posibles aplicaciones que tendría en la industria de la construcción.

Los técnicos realizaron ensayos en el laboratorio para optimizar un proceso de obtención del AHSS, a fin de estudiar su posible aplicación como refuerzo de hormigón, particularmente en edificaciones sismorresistentes.

Este tipo de acero presenta una óptima capacidad de absorción de energía durante su deformación. “Dependiendo de la aplicación, el material puede constituir productos diferentes, no sólo por la composición química sino por su geometría”, detalla un informe del INTI. En la industria automotriz, por ejemplo, se utilizan actualmente aceros de alta resistencia en forma de chapas. En cambio, en la construcción el material se debería obtener en barras nervuradas para refuerzo de hormigón.

“En la actualidad, el grupo de trabajo sigue avanzando en la caracterización del material con vistas a su pronta transferencia a la industria”, comunicó el INTI.

El punto clave para que el hormigón armado sea resistente radica en la combinación de sus propiedades con las del acero, señalan los técnicos. “Si logramos mejorar las características del acero, toda la estructura será mejor. Estamos trabajando justamente en este desarrollo para ofrecerle a la industria un material con mejores propiedades que los existentes en el mercado y con un menor costo”, explica el doctor Hernán Svoboda, investigador de la Universidad de Buenos Aires.

“El uso de aceros especiales de alta resistencia, alto límite elástico, una excelente tenacidad y una destacada soldabilidad permite ahorros en material, procesamiento, transporte y colocación”, expresa un informe de Acindar (de ArcelorMittal). El grupo empresario produce el acero Histar, que se caracteriza por la extrema soldabilidad gracias a la compactación termomecánica y un tratamiento posterior que asegura su durabilidad. Además, tiene una gran resistencia debido a su bajo nivel de carbono.

La aplicación de aceros de gran resistencia se justifica cuando la luz del tramo en el cálculo estructural es decisiva. Es el caso de vigas mixtas, estructuras de cubiertas con gran desarrollo entre apoyos, vigas de entramado o pilares que tienen que soportar cargas muy importantes. “El precio por tonelada, algo mayor, queda más que compensado con el ahorro en material, procesamiento, transporte y colocación ”, aseguran desde Acindar. Y explican que uno de los ejemplos más usuales de la aplicación de aceros de alta resistencia es en las vigas de las losas para garajes, en las que se requieren luces libres de unos 16 metros. (Diario Clarín)

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *