El 27% de los jóvenes admitió que, en el último año, manejó luego de tomar alcohol

 

Esto se da a pesar de que el 93% sabe que esa conducta aumenta los riesgos de morir en un accidente de tránsito.

Un estudio de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ASNV) determinó que en la Argentina el 50% de los jóvenes de entre 16 y 30 años asegura que sus amigos conducirían después de tomar alcohol, a pesar de que el 93% sabe que esto aumenta el riesgo de morir en un accidente. Y el 27% admitió que en el último año manejó luego de haber tomado. Con estos resultados, el organismo del Ministerio de Transporte realizó otra investigación para comprender por qué los jóvenes, pese a saber que este comportamiento atenta contra su propia vida y la de los demás, aún así deciden seguir con conductas riesgosas.

El estudio se hizo a 12 grupos en todo el país con jóvenes conductores de vehículos de ambos sexos y diferentes niveles socio-económicos. La muestra del estudio incluyó el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), Jujuy, Córdoba, Comodoro Rivadavia, Corrientes y Mendoza. La investigación demostró que, a pesar de poner en riesgo su vida, para los jóvenes el tema del alcohol asociado a la conducción no es una preocupación.

En el país, al igual que en el resto del mundo, los siniestros viales y sus consecuencias representan la primera causa de muerte en jóvenes. En 2015, la Dirección de Estadísticas e Información en Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación, reportó que un poco más de seis jóvenes, de entre 15 y 34 años, mueren diariamente como consecuencia de la siniestralidad vial. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un factor determinante de los siniestros viales es el conducir bajo los efectos del alcohol. Además, son precisamente los conductores jóvenes quienes corren un riesgo mucho mayor de sufrir un accidente por esta causa que los conductores de mayor edad y con más experiencia.

Entre marzo y noviembre del año pasado, se realizaron en el país controles de alcoholemia a 21.500 conductores en 14 municipios de ocho provincias. Sus resultados demostraron que los jóvenes presentaron alcoholemias positivas en un 58% más que los adultos, lo que confirma que los jóvenes se encuentran más dispuestos a exponerse a riesgos que el resto de la población.

A partir de estos resultados, la ANSV anunció que prevé diseñar nuevas “acciones de concientización y control eficientes para modificar las conductas de riesgo”, que aún no fueron detalladas.

 

 

Fuente: Clarín.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *