El 60% de los llamados a la línea 102 de la ciudad es por maltratos físicos a niños o niñas