El Banco Santander prevé recortar 3.700 empleos y cerrar 1.150 sucursales