El consumo del movimiento turístico en Semana Santa fue 30% superior al año pasado