El FMI respaldó al Banco Central, pero el dólar pegó un saltó