El gobierno habló de un plan organizado de escraches contra el presidente