El hombre que tenía las uñas más largas del mundo se las cortó y las entregó a un museo