El máximo medallista olímpico, condenado por conducir ebrio

El nadador estadounidense Michael Phelps fue sentenciado a 12 meses de cárcel y 18 meses de libertad condicional tras ser declarado “culpable” de conducir alcoholizado y al doble de la velocidad permitida.

Michael Phelps, el nadador olímpico más exitoso de la historia, fue sentenciado a un año de prisión no efectiva y a 18 meses de libertad condicional supervisada, tras ser declarado el viernes pasado culpable de conducir alcoholizado y al doble de la velocidad permitida.

Mientras esté en libertad condicional, Phelps debe abstenerse por completo del alcohol, pero puede salir de Estados Unidos para entrenar y competir, siempre y cuando mantenga su programa de tratamiento.

“Durante el programa de 45 días, tuve la oportunidad de conocer mucho sobre mí mismo que no sabía antes”, declaró Phelps ante el jurado.

Phelps deberá seguir recibiendo tratamiento contra el alcoholismo.

“Estoy buscando un futuro mucho mejor que el que he tenido en el pasado”, añadió el deportista, según el juez.

No es la primera vez que el medallista olímpico tiene un encontronazo con las autoridades. En 2004 fue detenido con cargos similares de conducir ebrio y sentenciado a permanecer 18 meses en libertad provisional.

El atleta, de 29 años, se encuentra actualmente suspendido seis meses por la Federación de Natación de Estados Unidos, no permitiéndole participar en los Mundiales de Kazán (Rusia) de agosto de 2015.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *