El nene que dibujó un identikit se reencontró con su amigo Mauricio