El papa Francisco volvió a advertir por “una terrible guerra mundial a pedazos”