El Papa instó a ayudar a los refugiados: “El Mediterráneo se volvió un cementerio”