El piberío de Los Ángeles fue más que la experiencia de San Antonio