El precio de los alimentos en la Argentina son más altos que en el resto de Sudamérica