El presidente de Gabón no se opone a un recuento tras la violencia poselectoral