El presidente del PRO asegura que la designación de Pichetto tuvo la venia radical