El presidente filipino analiza cambiar el nombre de su país