El presidente filipino respondió a las críticas de Europa por la suba de la violencia: “Que se jodan”