El primer equipo que paró Guillermo en Madrid