El primer ministro uzbeko asumió la presidencia tras la muerte del líder Karimov