El tiempo de visita al médico ya no es una excusa para no controlarse