Empresas de transporte de larga distancia podrían reducir las frecuencias por el aumento de la nafta