En plena protesta, el Gobierno porteño derogó la ley de médicos residentes