“Es un hecho del que soy víctima”

El vicepresidente entregó un escrito en el que sostiene que fue damnificado por falsificaciones que cometieron los gestores, que están procesados, y a los que él no conoció. Presentó su acuerdo de divorcio en el que el auto figura como bien no ganancial.

El vicepresidente, Amado Boudou, concurrió ayer a prestar declaración indagatoria ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Guillermo Marijuán. Finalmente, Boudou no lo hizo de manera oral, sino que entregó un escrito de 17 páginas y adjuntó dos documentos que tienen que ver con el divorcio, en 1997, de su ex esposa marplatense, Daniela Andriuolo. “No sé por qué estoy aquí. No entiendo por qué se me imputa en un hecho del que soy víctima”, les dijo Boudou al juez y al fiscal. El vicepresidente sostiene que fue damnificado por falsificaciones que cometieron los gestores, que están procesados, y a los que él ni siquiera conoció porque fueron contactados por su pareja de entonces, Agustina Seguín. Los gestores habrían actuado en combinación con funcionarios de un Registro del Automotor, quienes les daban el visto bueno a los trámites rápidamente y sin revisar los papeles.

La imputación contra Boudou tiene que ver con un auto del año ’92 que el ahora vicepresidente compró en 1993. En el escrito, presentado ayer junto a sus abogados en este caso, Jacobo Grossman y Martín Magram, se reitera que el vehículo –Honda CRX Del Sol– lo usaba su pareja, Agustina Seguín, a cuyo nombre estaba incluso la póliza de seguro. Fue ella quien contactó con los gestores, no para hacer la compra del vehículo, sino para cambiar la radicación: de Moreno, en la provincia de Buenos Aires, a Capital Federal, donde vivían por entonces Boudou y Seguín.

En el trámite se consignaban numerosos datos falsos:

– La firma de Boudou es apócrifa, según surge de un peritaje judicial.

– La dirección es inexistente, en la calle Berón de Astrada. En el escrito presentado ayer se señala que ya existían trámites en ese Registro con esa misma dirección falsa, que corresponde a un baldío. Ponían esa dirección para que el trámite se pudiera hacer en ese Registro. Por eso Boudou dice que es prueba de la “asociación existente entre gestores y funcionarios o empleados desleales”.

– Habría también una certificación falsa de la escribana María Luis Cabrera quien, a su turno, ya había denunciado la existencia de “una red de gestores falsificadores”.

– También la verificación de automotor es apócrifa.

– El número de motor está mal consignado porque el motor original se había quemado y en el nuevo no se veían bien los números.

En el escrito presentado ayer, Boudou insistió en que no tuvo nada que ver con el trámite, que jamás vio los papeles y menos todavía firmó o incluyó los datos. Además le hizo saber al juez que en el momento en que se hizo la relocalización, 2003, diez años después de comprado el vehículo, no tenía ninguna razón para alterar datos u ocultar la verdad. Es que en 1997 firmó un acuerdo con su ex esposa, Andriuolo, por el que ella aceptó un dinero en efectivo y en dólares y quedó asentado que ese vehículo y un departamento no eran bienes gananciales, sino propiedad de Boudou. Ese acuerdo se les presentó ayer a Bonadio y a Marijuán como adjuntos del escrito. En el texto se habla de un Honda, pero dice que es una moto, no un auto. Años más tarde, en 2011, Andriuolo resolvió iniciar otra acción contra Boudou por “rendición de cuentas”, en que sí hace un reclamo por los bienes –sobre el auto y un departamento–, pero la radicación no cambió ni podía cambiar en nada la situación. “Cuál podría haber sido mi razón para la falsedad que se me imputa. Yo no tenía ningún impedimento para realizar el cambio de radicación”, dice el escrito. Y agrega: “Qué perjuicio puede haber en inscribir un rodado a nombre de X (Boudou) cuando ese rodado fue comprado por X (Boudou)”.

Hoy en día el Honda vale entre 80.000 y 100.000 pesos y está secuestrado. El vicepresidente hizo referencia a esa situación: “Soy una víctima de este proceso porque realicé de buena fe una radicación de un bien que durante años no pude usar”.

El cuadro actual es que los dos gestores fueron procesados y esa medida quedó firme porque sus abogados no apelaron. También Bonadio procesó a la titular del Registro, pero ese procesamiento fue revocado por la Cámara por falta de pruebas en contra de ella. Bonadio indagó a Seguín, quien reiteró que fue ella quien consiguió los gestores a través de otro gestor. El juez no resolvió todavía su situación.

Boudou piensa que Bonadio siguió adelante con esta causa por razones políticas. El vicepresidente vincula al juez con el Frente Renovador y por ello considera que es muy probable que lo procese aunque está seguro de que ninguna Cámara confirmará un eventual procesamiento.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *