Filmó una funeraria abandonada: lo que halló lo dejó sin palabras