Financiarse con la tarjeta de crédito puede costar hasta un 170% anual