Francia se metió de cabeza en la final del Mundial