Francisco criticó el uso de la religión “para cometer actos terroristas y atrocidades”